ARBITRARIEDADES por Laura Montero

Presupuesto 2014: Nuevamente el Gobierno Provincial traerá Sub-Ejecución y menor transparencia en el manejo de fondos de obra pública. 

Viene pasando y pasará nuevamente enel 2014, el Gobierno Provincial manda en el presupuesto una expresión de deseo incumplible por partir de cálculos erróneos. En el 2014 el Ejecutivo, tendrá bajo margen de maniobra en la gestión, manejará los fondos destinados a obra pública con mayor nivel de discrecionalidad, y seguirá acumulando un déficit que deberá saldarse en una futura gestión.

El presupuesto 2014 vuelve a negar la inflación, esto implica una subestimación en el cálculo de gastos, y particularmente de salarios; por ello, estas partidas terminarán resultando más elevadas a lo previsto. El Ejecutivo Provincial decidió navegar sin brújula al romper la vara confiable de medición que era el IPC provincial. Consecuentemente, hoy las paritarias se discuten en términos subjetivos, esto lleva a que la brecha entre lo que ofrece el gobierno y lo que quieren los trabajadores sea de 20 a 30 puntos. Por lo tanto, frente a la amenaza de paralizar servicios esenciales,los aumentos salariales se terminan acordando muy por encima de lo previsto en el presupuesto.

Como resultado, las mayores partidas presupuestarias en personal obligan a reducir la  obra pública que se encuentra en sus menores niveles de ejecución de la última década. Durante la gestión Jaque-Perez el gasto en personal pasó de representar el 49% (2007) al 58% (2013) de los gastos totales. Y los gastos en capital (obra pública) cada vez más escasos pasaron del14% al 5% durante el mismo período.

Este año la ejecución de obra pública alcanzará sólo el 39% de lo presupuestado, esto es $1.034 millones menos,mientras que los salarios se llevarán $933 millones más. Sin embargo, el mayor gasto en personal no se traduce siempre en mejoras del poder adquisitivo porque la inflación lejos de ceder se acelera. Por esta razón es que asistimos esta semana a la amenaza de la parálisis de la policía, situación que podría repetirse en otros servicios públicos esenciales.

También es cierto que la obsecuencia de acompañar al gobierno nacional en la mentira inflacionaria no reporta grandes beneficios a la hora de los reconocimientos por parte de Cristina Kirchner que este año le mandará a la provincia cerca de $1.494 millones menos de aportes no reintegrables (las cuales se deciden discrecionalmente en el Ejecutivo Nacional). A este problema habrá que sumarle otro, a mi criterio más grave aún, y es ladiscrecionalidady baja transparencia en el manejo de fondos de Obras Publicas que permitirá la ley de presupuesto 2014, si se sanciona como está.

El proyecto de ley enviado por el P.E. en sus artículos: 99, 100, 101, 102, 103, y 104 se modifican artículos dela ley de Obras Públicas 4416/80. Este hecho no debiera permitirse dado que no se puede modificar en la ley de presupuesto una ley que lleva más de tres décadas y cuyo fin es otorgar un marco de transparencia en el manejo de fondos.A pesar de ello, el proyecto de presupuesto pretende realizar modificaciones que reducirán drásticamente el control en el manejo de fondos públicos. Algunas de estas modificaciones son:

1-Aumenta para el Departamento General de Irrigación en 10 veces el límite fijado por la ley para no llamar a licitación pública, permitiendo hacer obras de montos elevados de manera discrecional a través de concurso de precios o en forma directa. Actualmente toda obra cuyo monto sea mayor al equivalente en pesos de 5.000 jornales debe adjudicarse por licitación pública, este límite se correría a 50.000 jornales. El criterio fijado como límite tenía un mecanismo de actualización automática (al estar fijado en jornales), por ello no puede sostenerse que los límites se encontraban desfasados por el impacto inflacionario. Por ejemplo, actualmente el valor de 5.000 jornales es de$450.000. Ahora este límite sería de $ 4.500.000, por debajo de este monto existirá libertad para adjudicar sin control por parte del Departamento general de Irrigación.

 

2-Se incorpora un párrafo que limita las funciones del CONSEJO DE OBRAS PÚBLICAS, que es quien actualmente debe controlar aprobando documentación,autorizando el gasto y llamando a licitación. Con esta modificación EL CONSEJO SOLO INTERVENDRÁ cuando el monto de la obra pública o modificaciones resulte superiora  $ 75.000.000, ese límite es actualmente de $ 150.000. Además fija un plazo al CONSEJO para expedirse caso contrario el trámite queda firme y habilitado.

3-Se reemplaza el texto del artículo referido a VARIACIONES DEPRECIOS expresando que los precios de los contratos de la parte faltante a ejecutar podrán ser predeterminados a solicitud de la contratista cuando reflejen una variación promedio de precios superior al 10% a los del contrato,conforme la metodología que determine el PE.Actualmente en las obras públicas en ejecución la contratista ya tiene establecido en los pliegos y contratos el régimen de variaciones de precios que rige en nuestra provincia. Este mecanismo de actualización es absolutamente transparente y se realiza a través de una fórmula polinómica basada en los precios de mercado que releva el ministerio y que publica en planillas. Por lo tanto, con esta modificación se cambia el régimen de variaciones de precios que utiliza nuestra Provincia desde el 2001;no respetando la ley vigente y adoptando una metodología que se desconoce hasta el momento; y con el agravante que en el artículo 103 del proyecto de ley de presupuesto se dispone que esta nueva normativa de determinación de precios serán aplicables a las licitaciones con apertura después de 5 días de entrada en vigencia la ley de presupuesto.

4-Finalmente se incorpora un nuevo artículo a la Ley Nº 4.416 expresando que el Ministerio de Hacienda intervendrá con Infraestructura para dictar las normas reglamentarias. La pregunta es ¿porque hacer intervenir a Hacienda en las decisiones de Obras Públicas cuando ya hay una previsión presupuestaria?. La respuesta a esta última pregunta anima la conclusión final,  el presupuesto 2014, no sólo delata malas previsiones en los gastos que terminarán en menos obras, también muestra la pretensión del Ejecutivo de obtener más discrecionalidad y arbitrariedad en el uso de los fondos públicos y la posibilidad de recortar o reorientar gastos de acuerdo a las necesidades de caja.

Estos aportes buscan mejorar la calidad en las políticas de planificación y gestión por parte del Ejecutivo Provincial. La falta de realismo en la previsión presupuestaria que envía el Ejecutivo cada año es una muestra cabal del deterioro en la calidad de las políticas públicas. Modificar estas limitaciones resulta una condición necesaria para poder asegurar que los servicios básicos que presta el Estado no se paralicen nuevamente y para que las obras prometidas se cumplan.

Por otro lado, también es necesario evitarlos cambios normativos y regulatorios que nos alejan de nuestros estándares provinciales de control. Las modificaciones propuestas facilitan la existencia de oscuros procedimientos de otorgamiento de obras públicas que siempre terminan enriqueciendo el bolsillo de pocos en detrimento del bienestar de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *